Fútbol y Formación. Una relación de éxito

El Fútbol y la formación. Una relación de éxito.

Ahora que estamos en plena competición de la Eurocopa de fútbol me hago la reflexión de hasta que punto el alto rendimiento de un equipo deportivo depende de como se forman o se han formado sus integrantes. La selección española es un equipo que ha demostrado altas prestaciones y está integrado por jugadores que a su vez juegan en equipos de similares características. La pregunta que deberíamos hacernos es ¿cuándo empieza un joven aficionado al fútbol a convertirse en un verdadero campeón? ¿Qué hay que darle o qué hay que enseñarle para conseguirlo? ¿Dónde aprende las estrategias que le llevarán al éxito?

Equipos como el Barcelona, el Real Madrid o el Atlético de Madrid tienen sus propios centros de formación, bien como escuelas o como parte de sus fundaciones. En todo caso se trata de centros de formación en los que se forjan los futuros jugadores, no solo en técnicas  futbolísiticas sino en las actitudes necesarias para soportar la presión, el esfuerzo continuado y, no menos importante, para gestionar el éxito y la sobreexposición mediática.

Paradigmática es La Masía del FCB que se ha convertido en una referencia en la formación y desarrollo de talento futbolístico con jugadores como Víctor Valdés Martín Montoya, Gerard Piqué, Carles Puyol, Jordi AlbaSergio BusquetsXavi Hernández, Cesc Fàbregas, Pedro Rodríguez, Lionel Messi o Andrés Iniesta. Pero también es una referencia obligada la Universidad del Real Madrid en la que se utilizan los recursos de la gran empresa que la SAD para ponerlos a disposición de la comunidad y formar nuevos talentos del juego o de la organización y el entrenamiento. Finalmente, la Acedemia del Atlético de Madrid pretende ser “uno de los mejores Centros de Formación Integral de futbolistas y valores del mundo”. 

En definitiva, el fútbol es espectáculo, es empresa, es negocio, si, pero no cabe duda que nada de eso sería posible sin una gran apuesta por la cantera, por la formación en técnicas futbolísticas, en habilidades de equipo y en actitudes para el éxito. No nos engañemos, la mejor liga del mundo y la mejor selección no lo serían sin una formación sólida y permanente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *